sábado, 6 de agosto de 2011

Caricia

Foto:  .Mauricio de la Rocha

Qué espectáculo conmovedor el de un cuerpo cediendo ante una aricia.Me sorprende la inediatez con la que una caricia persuade. Ahí donde las palabras fracasan basta con un roce de lapiel para obtener el resultado perseguido. Una caricia significa lo que es, busca una emoción inmediata, y pocas veces se presta a ser malinterpretada...

Sin embargo, que tremendo daño entraña ese poder para quién recibe la caricia y no sabe lo fácil que es mentir con ellas, qué cruel si los actos posteriores no acompañan la calidez que la caricia inicia.

No es lo mismo acariciar para restablecer  la confianza o recuperar al otro, que acariciar como un consuelo que no tardaremos en traicionar. Asi acarician algunas personas, para consolar momentáneamente de una injusticia y para consolarse a sí mismos del pesar de no haber sabido atajarla...

Fragmento de Los seres felices

de Marcos Giralt Torrente

6 comentarios:

  1. Nunca había pensado en ese insano poder de las caricias...supongo que como con el halago...

    Besos hada. Gran imagen.

    ResponderEliminar
  2. Hay gestos que sustituyen a las palabras.
    Hay palabras que mienten.
    Hay gestos que mienten.
    Los ojos no suelen mentir, quien sabe igual hay personas que también saben mentir con los ojos.
    No obstante miremos la caricia en su parte de bondad. De una madre a un hijo recién nacido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tita

    Pues si, la mente humana es perversa mi niña...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. mErL

    Si, mejor ver la parte hermosa de la caricia, también la hay...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. me encanta...
    que mas puedo decir?

    :-)

    ResponderEliminar
  6. Firenze

    A mi también, hay cosas que nos inspiran esa emoción, ojala fueran más...

    Besinos

    ResponderEliminar

La riqueza está en la variedad de opiniones