jueves, 16 de agosto de 2012

Las escaleras

Foto: Robert Hutinski.  

Miré como subía las escaleras. Despacio, como si le representara un esfuerzo infinito....

Pensé en su juventud...¡¡¡Cuanta tristeza trasmitian sus ojos!!!

Hubiera corrido a abrazarla, acunarla...sin embargo me refugié tras las cortinas para que no me viera...

La vida es como una paradita de fería, llena de objetos...hay veces que nos regalan  alguno, otras ni siquiera nos dejan parar a mirarlos...y cuando salimos del recinto ya es demasiado tarde...

Teresa


18 comentarios:

  1. Preciosa entrada! Al leerla me vino a la memoria mi padre con sus pisadas pesadas del cansancio y desanimo, sufrió de depresión por largo tiempo. Pero en tu relato entiendo que la persona es joven, que lástima sentirse así de joven.

    Un abraXo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste ver a alguién con un gran peso y no poder ayudarle...

      Besos

      Eliminar
  2. Me ha gustado la comparación de la vida con una paradita de feria, nunca la había mirado así, y llevas toda la razón.
    Te ha quedado genial.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos visaitantes continuos y cada uno vive la feria como puede...

      Besos

      Eliminar
  3. Hay trenes que solo pasan una vez... No se puede tardar mucho en decidir si subes a él o no.

    Buena entrada :)

    Besos guapa. Intentaré no quedarme detrás de la cortina :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste ver como la vida se va consumiendo...cuando no puedes mover un dedo por otra persona...la impotencia es triste...

      Besos

      Eliminar
  4. que hermoso texto escribiste Teresa.

    Es cierto...a veces es demasiado tarde, hay momentos que no deberían perderse, sin embargo así es la vida.

    abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la vida nos enseña sin ensayos previos y hay que alcanzarla al vuelo...

      Besos

      Eliminar
  5. tarde para qué?, prisas para terminar antes? vísteme despacio, por que ire adecuadamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es por prisa, tal vez sea por impotencia...

      Besos

      Eliminar
  6. Precioso texto, y muy buena foto. siempre es un placer visitarte.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse, me alegro que te guste

      Petons

      Eliminar
  7. Quizá subía la escalera con una mochila emocional llenita de piedra, quizás fue ese el objeto que le cargó la vida, ojalá en lo alto de la escalera haya un tobogán de templanza..

    Valoramos tarde cada escalón vital, y hay tanta sabiduría y riqueza en ellos...

    Un besito, cielo...siempre me remueven tus letras..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, hau veces que no sabemos vaciar parte de esa mochila y tampoco dejamos que nos ayuden...

      Besos

      Eliminar
  8. esta sensacion...me suena...la tengo adherida ami piel...
    la siento cada vez que miro ami hijo con sus 19 años desperdiciados a consecuencia de su minusvalia...

    si...esta sensacion la conozco...
    deberia... pero NO me acostumbro a ella....


    triste...pero real...



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no es fáicl acostumbrarse, yo diría practicamente imposible...

      Un abrazo grande

      Eliminar
  9. Desde la ventana lo entiendo como un paralelismo, frente a nosotros, alrededor personas cercanas a nosotros observas que se están equivocando, y por más que salgas de la cortina poco se puede hacer, no es duro es lo siguiente esa sensación porque ves que su vida la va a terminar de arruinar y que por más que le intentes ayudar no presta atención.
    Me acuerdo que una vez fuí a un seminario, por un tema familiar, y cada familiar debimos de decir que sentiamos ante un problema que todos teniamos en común, y cuando me tocó hablar solo dije:
    Mi casa es un barco, todos estamos subidos en él, y uno de los nuestros estan al ladito del barco AHOGANDOSE, nosotros tratamos de tirarle todos los salvavidas posibles, aunque no los quiera, seguimos tirando cuerdas, amarres y todo lo que encontramos, hasta incluso nos tiramos a su lado a ayudarle a subir, pero .... no nos oye, no nos ve... eso es muy duro, afortunadamente ahora estamos TODOS en el barco, pero costó muchísimo y mucha paciencia, pero el amor y el estar pendiente pues a veces dá resultado.

    Un besooooo mi Teresa, que vaya post más profundo nos has publicado, un beso.Amelia.

    pd:intentare ver vuestros post que ando muy descolgada ... jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada como la fuerza del amor y tu lo explicas divinamente.

      Y disfruta del veranillo ocn tus princesas

      Un abrazo

      Eliminar

La riqueza está en la variedad de opiniones