martes, 2 de octubre de 2012

Vejez

 Foto: Meir Samel


El viejo

En una esquina del café sonoro de murmullos confusos
un anciano sentado se inclina sobre la mesa,
leyendo un periódico, sin compañía.

Y en el ocaso de su miserable senectud
piensa cuán poco gozó en los años)
cuando tuvo la fuerza y el verbo y la belleza.

Sabe que está muy viejo, y lo siente, y lo ve.

Y, sin embargo, le parece que la juventud
fue ayer. ¡Corto intervalo, corto!

Y piensa en qué forma lo embaucó la prudencia,
cómo de ella se fió y qué locura
cuando la engañadora le decía: «Mañana.
Tienes todo tu tiempo».

Se acuerda de los impulsos que detuvo y cuántas
delicias sacrificó. Ocasiones perdidas
que burla ahora su prudencia insensata.

...A fuerza de rumiar pensamientos y recuerdos
el vértigo lo invade. Y se duerme
inclinado sobre la mesa del café.

  Constantine Cavafy

Versión de Fernando Arbeláez

28 comentarios:

  1. Está claro, Teresa: carpe diem".
    Siempre es preferible arrepentirse de lo hecho que de lo no hecho.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre, lo que no hemos hecho siempre lo arrastramos...

      Besos

      Eliminar
  2. la prudencia muchas veces se disfraza de cobardía.Y es esta cobardía la que asesina nuestros recuerdos.

    Un fuerte abrazo Teresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Antonio, los asesina. Hay que atreverse a vivir

      Besos

      Eliminar
  3. Ostras, cómo me emociona Kavafis (o Cavafy). Dice en palabras sencillas y certeras lo que todos hemos pensado alguna vez. Esa filosofía sencilla y vital, de llegar, llamar a la puerta y entrar sin permiso. Como la vida, como la muerte.

    Además en Kavafis está la atmósfera, esa cosa extraña que no se puede explicar ni definir. Una atmósfera mítica por lo cotidiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es como un humo azulado transparente que solo vemos cada uno de nosotros...

      Petons

      Eliminar
  4. La vida hay que estrujarla y sacarle todo el jugo mientras podamos, porque luego pasa lo que pasa, nos dormimos al lado de un café y se nos antoja que fue muy corta, y es que en realidad lo es.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que si no espabilamos se nos escapa de entre los dedos como arena de la playa

      Besos

      Eliminar
  5. En casos así, el tanto pensar en lo que no se realizó, por cobardía o por falta de medios, es una flecha más que se clava a la ya moribunda vida...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, y no podemos volver atras, como dice Kundela, la vida no nos deja hacer una función de ensayo...

      Besos

      Eliminar
  6. un tema que nos queda algo lejos y el valorarla es cuando menos, creo, difícil.
    Imagino que, dependiendo de cada uno, las valoraciones serán múltiples y variadas, y lo lógico, pienso, es reflexionar en que todo non llegó a mucho. Cada acción non tiene vuelta atrás pasamos inexorablemente por esta vida que cada minuto ya es el pasado y, con ella vamos leyendo poco poco lo que nos puede deparar el futuro.
    Hacer, hacer, hacer y vivir,,,, cada persona será una lectura diferente.

    bon día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A unos más que a otros marcelo jajajajaj

      Hay que vivir y atreverse, sin riesgo no hay vida

      Besos

      Eliminar
  7. Por todo ello, hay que aprovechar lo más que se pueda, y atesorar lo bueno.
    Cada ser humano es un mundo.
    Estupenda foto Teresa.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me uno a ti con lo de atesorar lo bueno, es la manera más inteligente de envejecer

      Besos

      Eliminar
  8. Guau! Tremenda!! Hay que alocarse un poco, ser menos prudente!!


    un abraXo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SIIIIIIIIIIIIIIII, soltarse la melena y vivir!!!

      Besos

      Eliminar
  9. Una poesia, preciosa cierta y que desmonta todos loa mitos de los recuerdos, de que la vejez, es donde todos queremos llegar. Pero que como todo en la vida, ocurre que cuando se alcanza un objetivo, te das cuenta que aquello que anhelabas, no es tan placentero ni mucho menos tan maravilloso.

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por eso hay que atesorar momentos magicos, para cuando llegue no nos sintamos asi

      Una abraçada

      Eliminar
  10. El tiempo pasa por nosotr@s dando palos de ciego, nos atraviesa y no pide perdón por las huellas que deja.
    Precioso poema Teresa, me encanta.
    Un beso y un abrazo también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el tiempo no tiene compasión, asi que hay que vivir cad momento y atesorar viviencias que nos llenen

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Qué bonita, me ha encantado! Porque yo valoro mucho el tiempo, precisamente por eso q dice el poema, porque no quiero que llegue ese día y tener q pensar lo mismo de él.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, hay que saborear la vida para atesorar lo mejor que tengamos

      Besos

      Eliminar
  12. Cuando llegas a mayor creo ves la vida desde otro prisma, la vergüenza se quedo en olvido, disfrutas de los paseos, de la prensa, de una vida tranquila donde no hay prisa, solo seguir disfrutando de las pequeñas cosas que te rodean.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se, y creo que debew abundar mucho la tristeza y la soledad...

      besos

      Eliminar
  13. Me parece una entrada genial, claro que esto es así cuando la persona ha sido más bien pusilánime, sin embargo si ha vivido plenamente la vida, cada cosa a su momento el anciano llega satisfecho y se siente embargado de una sensación de plenitud y del deber cumplido. Bsss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, quién siembra recoge!!!

      Besos

      Eliminar
  14. ay... me he puesto triste...
    que corta es la vida...que corta....
    que pena... como pasa el tiempo
    :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado deprisa lo vemo spasar...o tal vez somos nosotros y cuando nos damos cuenta ya tenemos las células atrofiadas...bufffffffffffff

      Besos

      Eliminar

La riqueza está en la variedad de opiniones