viernes, 9 de noviembre de 2012

Madurez...inmadurez...

Ilustración:  Adam Pekalski
-Te relajas con quién no espera nada de ti. ¿Crees que soy una inmadura por pensar de esta manera?

-Quizá no me he parado a pensarlo. Pero tal vez la inmadureza consiste en esperar alguna cosa de los otros.

Fragmento de : "El silencio de los claustros"

De Alicia Giménez Bartlett

36 comentarios:

  1. Ni madurez ni inmadurez, a mi se me antoja un retrato, fiel de una realidad cotidiana. le añadiría un poco de fantasia por lo del campo.

    Y hay que ver los claustros como hablan..!!! Nunca he oido ninguno, y me gustaria.(jajaja, estoy de broma, no lo tomes a mal).
    con respetooo y admiración, un saludodito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una realidad, pero cada uno elije la suya

      JAJAJAJ, no me enfado Montserrat, y es que nunca imaginé que dieran para tanto

      Petons

      Eliminar
  2. Pues dicen que el que no espera nada de los hombres(humanos), es superior a todos ellos...pero es tan difícil.
    La foto tiene detalles de "tela marinera", ¡vaya,vaya! la espada de guerra que los separa...y ella parece que tiene el mando...(de la tele).
    Interesante reflexión
    Besos
    Anna J R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No depender nos da mucha fuerza...

      Petons

      Eliminar
  3. Esperar de los demás, es esperar que la vida se comparta, si no llega, podemos empezar nosotros a compartir. La foto dice es muy dura
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperar de los demás, es un juego peligroso para nuestra alma

      Besos

      Eliminar
  4. Mejor no esperar nada de nadie, pero ?quién para a este ego tan hermoso que tenemos? el siempre espera algo...
    Un beso Teresa y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto mj, nuestro ego nos traiciona...

      Besos

      Eliminar
  5. "La encontré en el sofá. El cabello, suelto y despeinado, le ocultaba la cara por completo. Su cabeza se hallaba quebrada sobre los almohadones formando un ángulo anti natural. Las piernas, rígidas, apuntaban hacia arriba, desnudas y blanquecinas. La falda se le había arremolinado en torno a la cintura. Me quedé boquiabierta y exclamé:

    - ¡Marina!, ¿qué demonios haces así?"

    la inmadurez es el estado natural en el que toda persona vivimos... o ésto sería lo deseable.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no todos lo somos en elmismo grado...

      Besos

      Eliminar
  6. La persona inmadura suele esperar a que el otro/a lleven la acción. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que, desde pequeños, nos educan en la posesión y en el yo y yo...

      Besos

      Eliminar
  7. oues toca inmadurez, en estos momentos no de esperar, si no de dar, estamos muy necesitados de solidarizarnos

    ResponderEliminar
  8. Un reflexivo fragmento y sugerente ilustraciòn.
    Habrìa que buscar el equilibrio entre Platòn y el control remoto jaja.
    Como siempre excelente Teresa.
    Besosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Adriana, si lo consiguieramos palpariamos el cielo...

      Besos

      Eliminar
  9. Es inevitable esperar algo de los demás... de hecho pienso que es nuestro gran aprendizaje. Confiar en los otros, querer, darse, pero también ese ensayo error que consiste en equivocarse, darse un batacazo de vez en cuando, toparse frente a frente con el egoísmo de los otros , toparse frente a frente con el propio egoísmo, ver de lejos o de cerca la hipocresía humana... aprender constantemente. Nadie dijo que iba a ser fácil. Probablemente, si fuera fácil ya no sería ese el reto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuera fácil las cosas cambiarian y yo creo que en positivo. No nos enseñan a hacer introspección, y eso nos hace "escupir" para fuera...

      Petons

      Eliminar
  10. La madurez es algo tan complicado casi, como la perfección de la que hablamos el otro dia.
    Es necesario madurar para vivir como adulto,pero eso no impide que en nuestro interior siga vivo el niño que deberíamos NO haber olvidado nunca.
    Creo que la gratificación no debería esperarse,pero quién no necesita saberse considerado!!!.
    De todas maneras,en el fondo,hemos aprendido que cada cual ofrece en el silencio y
    en ese mismo silencio, vislumbra el milagro de sus actos.
    Besucos y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un niño puede ser maduro en proporción a su edad...si ha aprendido a respetarse y respetar...pero no es fácil, nos educan en el egoismo, en su sentido más negativo y luego, cambiar el chip , es muy difícil

      Un abrazo

      Eliminar
  11. La inmadurez es tan cotidiana, tan común que el que esté libre de ella tire la primera piedra.
    El retrato "tremendo".
    Un fuerte abrazo admirado por tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es cotidiana, no crecemos demasiado a nivel interno...demasiado bombardeo externo

      Besos

      Eliminar
  12. Pues pienso igual, es lo que quería decir en aquel post sobre los silencios entre algunas parejas...hace falta mucha confianza para poder estar en silencio, tranquilamente, con otra persona....

    Un beso hada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, mucha complicidad, y si se consigue es genial

      Pantalones!!!

      Eliminar
  13. Si el fragmento fuera tuyo me callaría, pero perteneciendo a una obra impresa, debo criticar la incorrección de "inmadureza" :)
    Y cierto, pero triste, el que esperar algo de los demás sea muestra de inmadurez... o de ingenuidad.


    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien de lo primero, creo que nos hacemos una idea del otro y a partir de esa idea nos creemos en el derecho de exigir...y nos damos de bruces...

      Eliminar
  14. esperar o no esperar algo de alguien...

    las cosas-acciones que se esperan (siempre se espera algo) no son infundadas, las espectativas no se forman en el aire porque sí, las espectativas te las van creando los demás con su comportamiento...que después sean coherentes o no es otro cantar ¡y cuánta diferencia hay entonces entre el dicho y el hecho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, hay mucha diferencia entre el dicho y el hecho, pero también es cierto que las espectativas las percibimos nosotros y tal vez, no las recibimos lo suficientemente claras y luego vienen lo que todos decimos "la decepción" que para mi es fruto de haberme hecho una idea equivocada del otro, es decir, es mi problema, no se si me explico...

      Besos

      Eliminar
  15. Totalmente de acuerdo.

    Aquí, en la ilustración, se han cambiado las tornas:)


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, algún dia hay que cambiarlas, jajajaj

      Besos

      Eliminar
  16. Sí, y creo que, a veces, esperamos en la medida que damos y ahí está el error.
    Dar sin esperar nada a cambio. Muy difícil pero no aporta dolor.
    Buena entrada, como siempre, amiga mía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Eso es juglar, no hay que esperar, pero nos educan para lo contrario, al menos a la mayoría y ahí está el fallo

    besos

    ResponderEliminar
  18. bendita inmadurez....¡¡
    porque lo contrario es desilusionarse de todo y de todos....


    :-(

    ResponderEliminar
  19. Si, pero cuando menos crees mejor nos va ...tal vez es que no sabemos comprender lo suficiente...

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Sip, podría estar de acuerdo. Bsss.

    ResponderEliminar
  21. Yo lo estoy, pero cuesta...

    besos

    ResponderEliminar

La riqueza está en la variedad de opiniones