martes, 26 de febrero de 2013

Demonios

Foto Henrik Adamsen

Los demonios pierden su poder cuando los sacamos de las profundidades donde se esconden y los miramos de frente a plena luz

Fragmento de; El cuaderno de Maya

de Isabel Allende


44 comentarios:

  1. Mejor sería no tener motivos para desatar esos demonios.
    Petons, Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos demonios dentro Anna, lo que importa es saberlos sacar y enfrentarse a ellos de cara

      Petons

      Eliminar
  2. Mejor no alimentarlo demasiado por si acaso :-)

    Un fuerte abrazo Teresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alimentarlos no, vomitarlos, darle puerta

      Besos

      Eliminar
  3. Me parece perfecto...
    Esos demonios se alimentan de nuestros miedos. Hay que hacerlos pasar hambre :)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, provocarles una anemia perniciosa...

      Besos

      Eliminar
  4. ¡Qué cierto es! Un paseíto hacia el exterior y dominados; bueno, más o menos, sin exagerar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que sacarlos, pisarlos sin piedad...solo asi nos libramos de ellos

      besos

      Eliminar
  5. ¿Demonios? ¿Dónde? ..... lo último que tengo entendido es que se hacen llamar angelitos. Bsss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, si leones por corderos....

      besos

      Eliminar
  6. Hola, enhorabuena por tu blog!
    Si usted puede visitar este blog:
    http://morgannascimento.blogspot.com.br/
    Gracias por su atención

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro que te guste

      Bienvenido!!!

      Saludos

      Eliminar
  7. Porque al final la realidad es mucho menos intensa que la imaginación, salvo en casos muy concretos.

    Un besito :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, nos imaginamos algo enorme...y una vez fuera, nos damos cuenta que no era tanto y podemos hacerle frente

      Besos

      Eliminar
  8. No solamente lees un montón de libros sino que recuerdas sus frases importantes. ¡Que envidia!
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajajaj, no creas, no tantas, además, algunas las tengo a mano, subrayadas...

      besos

      Eliminar
  9. Como siempre perfecta unión entre la imagen y la palabra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias San, me gusta que disfrutes en mi blog

      Besos

      Eliminar
  10. No estoy de acuerdo. Los demonios no están en las profundidades, están en el Congreso, esquiando en Suiza y van de vacaciones al Canadá y al volver nos regalan una peineta. Esos SÍ son los demonios.

    Buena la fotografía, siempre se ha asociado al demonio con figura femenina jeje

    Petons.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambien los hay en el Congreso, en Suiza...pero hay otros, menos conocidos , que nos carcomen por dentro...a esos hay qu ehacerles frente, sino, el miedo nos encierra....

      Tu siempre tan irónico jajajajajaj

      Una abraçada

      Eliminar
  11. Hace años escribí:

    "A veces me visitan los demonios de la niebla.

    Aparecen al anochecer, en grandes bandadas, igual que si fueran buitres hambrientos, mientras Congo y yo dormimos abrazados. Se aposentan sobre el tejado de nuestra cabaña pintada de rojo, vigilando acechantes cada paso que doy. Se meten en mi cabeza a modo de pensamientos y se clavan en mi mirada, que se torna ausente y sin brillo.

    Y empiezo a rogarle a Congo, como una letanía:

    No me dejes sola, Congo.
    No dejes que me caiga en el pozo del miedo.

    Y Congo me abraza, después me coge de la mano y me acompaña por las escaleras que conducen al tejado. Voy derramando en cada peldaño las lágrimas que se escapan de mi cuerpo tembloroso.

    Cuando llegamos Congo me suelta y me dice:

    - Ve. Ve y mátalos a todos.

    Y yo, obediente, los estrujo con mis uñas, los muerdo, los estrangulo, los golpeo, los apuñalo… hasta que no queda ni rastro de ellos.

    Vencida por el titánico esfuerzo, regreso a Congo, que siempre me espera paciente sentado en la escalera, y le susurro:

    - Sin ti no lo hubiera conseguido. Gracias

    Y Congo me sonríe. Me sonríe."

    Los demonios siempre hay que enfrentarlos. Es la única opción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aldabra, me ha gustado muchísimo este regalo que me has hecho, esta narración tan llena de emoción

      Y si, hay que enfrentarse a ellos, no hay otra

      Besos

      Eliminar
  12. Impresionante la frase .

    ¿Has leido "Hojas de dedalera" de Victoria Alvarez ?
    Es una escritora muy joven , hija de una amiga .

    Ha publicado tambien " Las Eternas " .

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo he leido, me lo apunto para leerlo, gracias por la información

      Bssss

      Eliminar
  13. Cierto, pero hay algunos que salen y encima te hacen una "peineta"


    bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajjaja, si, y te rien a la cara...

      besos

      Eliminar
  14. Una gran cita, que nos recuerda que debemos enfrentarnos a nuestros propios miedos...
    Un abrazo azul :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, de lo contrario no podemos vivir en plenitud

      Besos

      Eliminar
  15. Sea lo que tengamos dentro, esto es, el diablo, el lucifer o el mismisimo maligno... hay que sacarlo de dentro y convertirlo en un espíritu benigno y bondadoso, capaz de ayudarnos a crecer.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no lo podemos convertir, pero si librarnos de él para poder alimentar lo positivo , que también tenemos dentro

      Besos

      Eliminar
  16. Lo peor no es enfrentarlos a la luz. Lo peor es saber que existen en nosotros y el gran esfuerzo de voluntad que hay que hacer para sacarlos fuera y enfrentarlos cara a cara.

    Un apretaillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, existen y solo depende de nosotros , pero cuesta...y mucho

      besos guapina

      Eliminar
  17. Tal cual...es la ùnica manera de vencerlos.
    Excelente fragmento y hermosa foto.
    Besos Teresa.

    ResponderEliminar
  18. Sin embargo a veces el demonio sale de las profundidades en la forma de corrupción y de su sola visión a plena luz provoca impulsos incendiarios aunque purificadores.

    Saludos Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay demonios fuera y demonios dentro, los que ya estan fuera, aunque no lo parezca, son más fáciles de enfrentar...porque se ven...aunque, a veces, su poder, nos los hace intocables...pero juntos, tal vez les venzamos...

      :)

      Eliminar
  19. Sacamos uno y entra otro. :o/

    un abraxo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJ, si, se cuelan sin darnos cuenta...

      Besos

      Eliminar
  20. Tens raò pluvisca. Els hem de paraar els peus com sigui. Però son tan lletjos i tan dolents que de vegades no es pot. Ni volguent, amiga. Jo ho intento,i no me'n surto.
    gracies pel consell.
    Un petò gran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a mi hem pasa igual Montserrat, no es fàcil

      Una abraçada

      Eliminar
  21. Estupendo y acertado fragmento.
    La luz les hace daño, los ciega...
    Y aunque nos amarguen la vida y se cuelen por todos los resquicios, podemos con ellos porque son unos cobardes.
    Sólo tenemos que intentarlo, ¡mirándolos de frente!
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, hay que mirarlos de frente, cuando ven que no les tememos, se achican

      Un abrazo guapa

      Eliminar
  22. ejjejee... estoy liada con este libro...y ya ten go esta frase subrayada...por eso me has arrancado una sonrisa...porque "ves2 lo mismo que yo veo...
    y eso es bueno...

    un abrazo grande teresa....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya...lo dicho eso es bueno

      Un abrazo guapa

      Eliminar

La riqueza está en la variedad de opiniones