martes, 7 de enero de 2014

Insuflar humo

Ilustración: Francisco Pimiango

De pequeño, cuando me dolían los oídos, me acercaba a él ( se refiere al padre) y le pedía que me echara el humo de su cigarro en la oreja. Entonces dejaba de hablar, me abrazaba y, casi rozándome la oreja con los labios, me la llenaba de humo cálido. Era un remedio tan bueno como cualquier otro, con la ventaja de la intimidad física.

Fragmento de Adiós hasta mañana

De William Maxwell

27 comentarios:

  1. Acaso, lo que le aliviaba el dolor no era el humo, sino el abrazo.

    Me encanta

    Besos

    ResponderEliminar
  2. mi padre sólo hacía aparecer caramelos o diez centimillos de nuestras orejas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonito, seguro que creías que era magia...

      :)

      Eliminar
  3. El cariño de los padres con sus remedios caseros permanece en nuestras memorias.
    En este caso el efecto sanador era doble.
    Bicos, Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre nos gusta ser amados y cuando somos pequeños es casi una necesidad para seguir viviendo

      Besos

      Eliminar
  4. a veces pequeños remedios, a pesar de lo que diga el refranero popular, pueden curan grandes males. imagen y texto parecen mellizos, hijos de una misma concepción. hermosos, ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sugestión y el cariño hacen milagros

      :)

      Eliminar
  5. Esa proximidad es un sanalotodo. Incluso se puede sentir dolor sin tenerlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El calor y el cariño nos alimentan

      Besos

      Eliminar
  6. Esa intimidad es la sanadora, la caricia, el acercamiento, el calor, el mejor consuelo para el dolor.
    El olor al tabaco es pernicioso para mi, mi padre murió con un cigarrillo entre sus manos, demasiado joven. Yo solo tenía siete años, pero me hizo feliz subida en una banqueta enseñándome como se bailaba, colgada de sus brazos.

    Preciosa ilustración.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos recordamos alguna cosa que nos acercaba a nuestros padres. Yo recuerdo a mi madre haciendo un baile clásico con sus dos dedos que me fascinaba

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Momentos íntimos y necesarios para crecer. Es un cita muy tierna.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, son muy necesarios para sentir que estamos protegidos

      Besos

      Eliminar
  8. O el roce de su barba por el cachete :-)
    Un fuerte abrazo Teresa!

    ResponderEliminar
  9. te sigo leyendo además en G+

    ResponderEliminar
  10. Que lindo!
    Recuerdo ése gesto de parte de mi abuelo, fumaba en pipa.
    Gracias Tere.
    abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos gestos que recordamos son tan dulces...

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Hola Teresa: Feia molts dies que no et visitava, No ha estat per res en especial, Sezillament, s'agafen rutines, comences a voler atrapar-ho tot, i ja l'has fomuda. Nomee he obblidat mai del teus cuadres, ni dels comentaris amb que els adornes. Sempre encertats.
    referent a la entrada d'avui, es ben cert que qualsevol caricia que rebis d'un pare o d'una mamre cariyosa,, pot més que tots els remeis farmacéutics.

    Una abraçada molt y molt grossa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Montserrat, me alegra leerte por aquí. Tienes razón que ahora con las redes sociales todo se acelera...pero te visito a pesar de que este año no entro tanto

      Una pequeña caricia nos alimenta cuando somos pequeños

      Una abraçada

      Eliminar
  12. Y me pregunto porqué esos recuerdos permanecen?Precisamente por la parte afectiva y tierna que uno lleva consigo desde una infancia de caricias,aunque fueran de humo de cigarrillo.Mi hija se acuerda del olor de mis manos( cuando ella no dormia )en su carita .DIgo yo que le olerian tambien a tabaco,pero ella me lo cuenta como algo precioso,que no olvida.
    Muy buena la reflexión de hoya,miguca
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, recordamos cosas que para nosotros fueron algo que nos hacía sentir bien y seguros

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Bello modo de atraer el calor del cariño... Precioso texto e imagen, amiga

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. El mejor remedio, esa intimidad física, luego cuando los años pasan, se extraña tanto.
    Besos.

    ResponderEliminar

La riqueza está en la variedad de opiniones