jueves, 18 de abril de 2013

Silencios




Foto: Franca Schinin



Le pregunté a Yuki si se encontraba mal. Si le ocurría algo,si quería tomar un refresco. Pero Yuki permanecia callada. Era un silencio elocuente, sugestivo. Yo, también callado, seguí con la mirada el rumbo que tomaba aquel silencio. Con el tiempo, uno aprende a esperar con paciencia a que esos indicios, todo eso que sólo está sugerido, cobren forma y se hagan realidad. Igual que cuando uno espera a que la pintura se seque.

Fragmento de Baila baila, baila   de   Haruki Murakamí

30 comentarios:

  1. Ay sí, los silencios como puentes y puertas, y no hay ninguno mudo..

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno, ni el más de los más...

      Besos

      Eliminar
  2. A veces, ante los silencios tremendos, solo caben las tremendas esperas...

    Lo que pasa es que, en honor a la verdad, no hay cuerpo que lo resista...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces. los silencios pueden aplastarnos como una losa...

      Besos

      Eliminar
  3. Hay silencios muy explícitos, que lo dicen todo aunque tarden un poco en reaccionar.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, incluso demasiado...nos gustaría que hablarn para que pararan de decirnos cosas...

      Besos

      Eliminar
  4. Los sabios suelen ser pacientes. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez por eso son sabios...y hay tnpocos...

      Besos

      Eliminar
  5. Me encanta el fragmento... nunca he leído a Murakami, y creo que debe ser hora, pero tendré que dejarlo para las vacaciones, si es que no tengo tiempo en condiciones...

    Así que gracias por traer estos magníficos trocitos siempre ;)

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un escritor singular, onírico y subrealista pero engancha

      Besos

      Eliminar
  6. Precioso fragmento. Me ha sugerido el mar con sus olas de ruido y silencio (en qué estaré pensando yo :-)

    Un fuerte abrazo y buen finde Teresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues precisamente , en el fragmento, estan al lado del mar...eres un crak Antonio!

      Un abrazo

      Eliminar
  7. las cosas tienen que madurar, los silencios también, hasta que el fruto esté en su punto óptimo. si todavía está verde amargará o será todo ácido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, dar espacio para que todo se aposente

      :)

      Eliminar
  8. ¡cuanta razón hay en este fragmento!

    a veces hay que dejar que las cosas maduren por sí mismas... porque al final todo todo acaba por salir a la luz.

    biquiños,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero ya sabes, los humano sosmos tan impacientes...

      Besos

      Eliminar
  9. El silencio absoluto es capaz de gritar, me molesta. Prefiero una banda sonora natural donde los silencios son sólo de las personas, pero no de los pájaros, del viento o del mar.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El silencio da miedo , a veces, pero es necesario para tomar perspectiva

      Besos

      Eliminar
  10. que oportuna esta entrada jeje. Hola cariño, vengo siempre con prisas, ultimamente disculpa que no pueda venir por tu querida ventana pero ando liada.
    Quería decirte que por un tiempo mi blog va a ser privado, si deseas seguir viendolo solo tienes que enviarme tu email y te enviaré una invitación ¿vale?

    he creido necesario no exponer mas a las niñas, y porque hay personas muy indiscretas y ahora ando metida en algo que no deseo exponerlas, ya sabés es lo más importante...

    mi correo es: ameliadflg@gmail.com

    unb esito. Amelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo

      ya te mandé el email

      Un abrazo mi niña

      Eliminar
  11. Que fragmento tan hermoso!
    Murakami me encanta y has puesto una fotografia que lo acompaña divinamente.
    Los mensajes no verbales, en ocasiones dicen tanto...
    Besos Tere, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La expresión no verbal nos da el 80 por cien de la información si sabemos observar

      Besos

      Eliminar
  12. Cada uno encontramos nuestro hotel Delfín, el sucesor o el continuador de que los sueños se renueven periódicamente.
    No he leído este libro, pero las reseñas que he encontrado resultan muy sugerentes.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todos sabemos encontrarlo, a veces uno se puede quedar atascado...

      Besos

      Eliminar
  13. El silencio puede ser quien nos ayude a encontrarnos a nosotros mismos, en cambio el silencio impuesto es una cárcel que nos impide ser libres.

    saludos.
    merl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, las cosas impuestas, raras veces nos enriquecen

      Besos

      Eliminar
  14. Qué magnífica la imagen para el fragmento que has elegido del libro de Murakami, Teresa.

    Soy paciente para lo importante e impaciente con el día a día. Así que me siento muy identificada con este post.

    Hay situaciones que necesitan madurar y conflictos que necesitan reposar antes de que sintamos esos indicios que nos señaln la salida.

    Reivindico el silencio, ador el sielencio, en este mundo de tanto ruido y pocas nueces.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, saber guardar silencio cuando el interior está alterado es un signo de madurez

      besos

      Eliminar
  15. "seguí con la mirada el rumbo que tomaba aquel silencio". Menuda parrafada, cómo se les ocurre estas cosas, dónde aprenderlo.

    Abrazo Teresa.

    ResponderEliminar

La riqueza está en la variedad de opiniones